Tierra del Fuego

Tierra del Fuego

Al extremo sur, Tierra del Fuego

El espectáculo de una naturaleza casi virgen

Nada como un barco para entender Tierra del Fuego: ciertamente hay una gran isla, compartida entre Chile y Argentina, pero también miles de islas e islotes con muescas de bayas y fiordos. Entre los lacis de los canales, se destacan dos caminos: el Estrecho de Magallanes y el Canal Beagle. Lo suficientemente grandes como para navegar, conectan el Pacífico y el Atlántico sin pasar por el Cabo de Hornos.

  • La cordillera de Darwin se eleva a casi 2.500 metros. La abundante precipitación formó glaciares allí. Algunos se alinean en una “avenida” a lo largo del Canal Beagle. Ellos llevan el nombre de las grandes expediciones: España, Alemania, Francia, Italia … Las líneas de cruceros exploran de cerca el glaciar Pia, fascinado por el azulado del hielo y el crujido de los bloques que chocan contra las olas.
  • Ainsworth Bay, liberada por la retirada del glaciar Marinelli, rastrea la evolución de la flora subantártica. En la orilla, los líquenes y luego los musgos a los que tienen éxito las plantas y arbustos de turberas. El bosque primario se asienta con sus Drimys winteri con virtudes antiescorbóficas, sus “falsas hayas” de Nothofagus y sus helechos. Bien agrupado, te sientes como el nacimiento del mundo, especialmente porque no hay capturas de teléfonos inteligentes !
  • Los animales se aclimatan a este difícil entorno. Además de los zorros rojos, los castores proliferan. Importados de Canadá en 1946, inundan un ecosistema frágil con sus represas? En el aire reinan águilas, cóndores andinos y aves marinas como el cormorán real o la ostra estadounidense. Las colonias de elefantes marinos son visibles en las rocas o desde los zodiacos.

Tierra del Fuego – Atacando el Cabo de Hornos

Si hay un nombre que hace temblar a los navegantes, incluso a los más experimentados, y evoca la furia de mundos inaccesibles, es el del Cabo de Hornos. Thomas Coville, poseedor del récord de la gira mundial de navegación en solitario, describe su emoción después de su paso el 8 de diciembre de 2016:

  • Concretamente, el cabo es un promontorio chileno de 425 metros de altura. Se encuentra entre los acantilados oscuros de la isla Horn (6 de 2 kilómetros), dentro de un archipiélago clasificado como parque nacional. Solo una vegetación afeitada resiste las ráfagas. Un faro mantiene el vínculo con los marineros. Cada año, un guardia y su familia se establecen allí. Están encantados de contar la dureza de la vida cotidiana a los pasajeros en cruceros de Australis, los únicos autorizados para desembarcar allí. Todavía es necesario que las olas no se desmantelen, con vientos de 160 km / h ! Los afortunados acceden a la capilla Stella-Maris y al gran albatros de acero, una estatua erigida en 1992 en homenaje a los náufragos. Un poema de la chilena Sara Vial acompaña al monumento y saluda el alma de los marineros que desaparecieron en el mar:
  • Descubierto en 1616, el cabo debe su nombre a la ciudad holandesa de Hoorn. Sus comerciantes financiaron la expedición de los exploradores Willem Schouten y Jacob Le Maire, quienes fueron los primeros en cruzarlo. Hasta que se abrió el Canal de Panamá en agosto de 1914, el Pasaje Drake entre el Cabo de Hornos y la Antártida era una ruta comercial esencial para conectar los dos océanos. Clippers, estos grandes tres o cuatro mástiles del siglo XIX, ahora han dado paso a barcos turísticos y monocascos del Vendée Globe.

Tierra del Fuego – Dos puertos pioneros

La compañía Australis vincula, de una forma u otra, las ciudades de Punta Arenas y Ushuaia, en el lado argentino, a través del Cabo de Hornos.

  • La Punta Arenas chilena, fundada a finales de 1848, es la mayor aglomeración de Tierra del Fuego con 130,000 habitantes. Ubicado al oeste del Estrecho de Magallanes, se benefició de una pequeña fiebre del oro y un comercio muy próspero hasta principios del siglo XX. Sea testigo de la Place d’Armes con la catedral, el gran hotel, la estatua de Magallanes y algunas casas altas o, un poco más lejos, los mausoleos del cementerio. El museo Braun-Menéndez, construido a principios del siglo XX por el arquitecto francés Antoine Beaulier, ha mantenido muebles y decoración sorprendentemente remados para tales países.
  • Ushuaïa: para los franceses, estas cuatro sílabas evocan irresistiblemente el programa presentado por Nicolas Hulot y luego por un animador joven e intrépido.. Incluso si es robado el título de ciudad más austral por Puerto Williams, Ushuaïa, 70,000 habitantes, atrae a los trekkeurs y a todos aquellos que sueñan con abordar la Antártida. Y la emoción no está lejos cuando, al final del muelle, destacan los empinados callejones en el fondo de los picos nevados.

Tierra del Fuego – La memoria de los amerindios

Cuando Magellan cruzó, en 1520, el estrecho que lleva su nombre, fue golpeado por la cantidad de incendios encendidos por los nativos. Se encontró el nombre de esta tierra. Atestigua una implantación humana mucho antes de la llegada de los europeos.

  • Establecido hace 12,000 años, los nativos americanos tenían alrededor de 20,000 en la época de Magallanes. Las tribus practicaban la caza y la recolección en la Isla Grande: Onas, Selknams y Haushs o Manekenks. Más al sur, entre los canales, los Yamanas oy Yagans y los Alcalufes o Kawéskars evolucionaron desnudos en sus canoas. El resultado son solo masacres, enfermedades importadas y asimilación forzada. Quedaría una docena de Kawéskars y un solo Yagan: Christina Calderón, de 89 años, considerada un tesoro nacional chileno.
  • La bahía de Wulaia, en la isla de Navarino, lleva la memoria de las tribus indígenas. Charles Darwin aterrizó aquí en 1833 y conoció a la comunidad Yamana más grande de la región allí. Pero más que en la estación convertida en museo, es en las alturas, frente a la espléndida bahía, donde el espíritu de estos pueblos se cierne en ósmosis con la naturaleza.

Más bien Santiago o Buenos Aires ?

Antes de descender a los límites del continente, los europeos deben transitar por la capital chilena o argentina.

  • Lo que golpea a Santiago es la corona de cumbres que enmarcan la capital chilena con 7 millones de habitantes. El ascenso funicular de la colina de San Cristóbal da la medida … si la contaminación se disipa. Desde el elegante distrito de Las Condes hasta el más moderno de Bellavista, pasamos un día interesante, poco más.
  • Buenos Aires afirma acertadamente ser la capital del tango. La vibrante metrópoli argentina, de 14 millones de habitantes, también tiene parques interminables, un centro de la ciudad para poner celoso al barón Haussmann, la memoria de Evita Perón, los aromas de la carne a la parrilla, las efigies de Mafalda o el papa Francisco, el distrito bohemio de La Boca … Una estancia siempre demasiado corta.

Si te gustó Tierra del Fuego, también te gustará

Destinos para visitar

Vídeo El fin del mundo – Tierra del Fuego, Argentina

Vídeo El fin del mundo – Tierra del Fuego, Argentina del canal de:

Victoria Vidal