A Tale of Paper

A Tale of Paper, una dulce historia que te cautivará

Joven jugando a A Tale of Paper

Desarrollado y lanzado por Open House Games para PlayStation 4, A Tale of Paper es una aventura emocional de un personaje de papel que utiliza origamis para cumplir el sueño de su creador.

Además, el título presenta una interesante y muy emblemática propuesta de plataforma 2.5D.

A continuación te daremos todos los detalles al respecto.

Una agradable aventura

En el título el jugador acompaña a Line, un chico de papel que cobra vida a través de una inesperada luz mágica y se despierta en una casa desconocida.

Todo lo que la triste e inexpresiva figura sabe hasta ahora es que debe recorrer un arduo camino para cumplir el sueño de su creador, el cual durante la campaña es retratado de manera abstracta, ya que no presenta ningún tipo de diálogo y sólo se completa en los créditos finales. Aún así, el jugador sólo entenderá la esencia de la narración cuando encuentre algunos origamis ocultos por las zonas que desbloquean una especie de preludio con imágenes explicativas.

Desafortunadamente, la experiencia termina por no ofrecer muchos otros significados y esto la deja a merced de la narrativa, la cual es lo suficientemente corta como para emocionar y contar una bella historia.

Los origamis

El jugador tendrá que pasar por diferentes ambientes para ayudar a Line, desde las alcantarillas hasta los techos de las casas. Para ello, el personaje puede saltar y correr, pero también es capaz de transformarse en diversas formas de origamis, que proporcionan distintas habilidades para atravesar las escenas. Por ejemplo, se puede ser una rana para saltar más alto o una bola de papel arrugado para pasar por tubos.

La mecánica de los origamis es interesante y divertida de usar. Estas habilidades se van desbloqueando a lo largo de la campaña por medio de las páginas de los libros que el jugador encuentra, y a medida que avanza por las plataformas y los rompecabezas.

Escenarios

Combinado con su narrativa, A Tale of Paper presenta una atmósfera minimalista 2.5D impecable con un estilo de arte oscuro, muy inspirado en juegos como Limbo y Little Nightmares.

Presenta escenarios similares a una pintura, que cobra vida a través de colores neutros y una iluminación radiante. Además, cuando Line pasa por lugares más oscuros, se iluminan haciendo que la vista sea muy atractiva y contemplativa.

Sin embargo, algunas zonas son demasiado oscuras, lo que obstaculiza la visión. A pesar de ello, tanto el aspecto como la música del título son extraordinarios.